Héctor Torres Navarro, docente en el CEIP El Chapatal,
de Santa Cruz de Tenerife

«Invito a todo el profesorado
a intentar llevar el ABJ al aula
»
 

A Héctor (izq. en la imagen) le encanta jugar y ha llevado su pasión por los juegos de mesa a su alumnado con la creación de varios proyectos relacionados con el Aprendizaje Basado en Juegos, los cuales han despertado en sus clases el interés y la motivación por determinadas materias. 

 
 

¿Cuándo y por qué comenzaste a incorporar el ABJ en tus clases ?

Creo que no hay un momento exacto en el que pueda decir que es el inicio. Como profesor de Educación Física, los juegos de todo tipo siempre han formado parte de mis clases. Sí es cierto que he tenido una progresión en la variedad de los usos que le he ido dando. Lo primero que añadí a los juegos deportivos fueron los cuentos motores, una fantástica forma de trabajar conjuntamente los contenidos de Lengua y la Educación Física. 


Esos cuentos motores fueron ampliándose a otras asignaturas y, de forma muy natural, empezaron a aparecer tableros, piezas, dados más pequeños (en Educación Física usábamos unos grandes de gomaespuma), que ayudaban en muchos de los contenidos a trabajar. Según el colegio, en ocasiones no tenía el área de Educación Física y sí en otras áreas como Matemáticas, Ciencias Sociales, Lengua… Aparecieron nuevas necesidades y con ellas nuevas propuestas de juegos.


Es cierto que también con el nacimiento de mis hijos, en casa empezaron a salir muchos juegos que teníamos guardados y casi olvidados. Ahora son ellos los que en muchas ocasiones me ayudan a inventar cómo llevarlos al aula.

¿Cuáles son las ventajas que le ves ? 

La principal ventaja es la motivación. Es muy raro que el alumnado no quiera jugar –a mí no me ha pasado nunca–. Otra cosa es que luego, al ver el juego, no les guste o prefieran hacer otra cosa, pero la motivación inicial siempre está presente. A esa motivación se le añade que si ajustas bien el juego, el aprendizaje está servido.


Es una herramienta impresionante para trabajar y practicar conceptos que se pueden volver repetitivos en otro formato. Imagínate que te presento una hoja de sumas, sencillas, pero unas 100; o te presento un juego en el que estás todo el tiempo haciendo cálculos mentales para poder ajustar y ganar al resto de la mesa. El objetivo didáctico es el mismo; sin embargo, la motivación por hacerlo es totalmente diferente.
 

¿Qué es lo que más esfuerzo te cuesta a la hora de llevar el ABJ al aula

Lo que más cuesta depende del grupo; pero, por regla general, hay un momento muy especial en cuanto a esfuerzo del docente. Eso es al iniciar los juegos, ya que, si el grupo no está habituado, el nivel de excitación es tal que lo que quieren es jugar y jugar, y les cuesta esperar y entender que hay unos pasos previos. Generalmente dejo que vean las cajas, los componentes, intenten adivinar cómo se juega e incluso si se ponen a jugar, dejo que avancen. No suelen tardar demasiado en preguntar y podemos avanzar con soltura.


Pasa igual que en la cancha en Educación Física, cuando sacas los balones o algún material nuevo, que quieren cogerlos antes de decir para qué lo vamos a usar. Desde luego no es ni mucho menos una queja, sería absurdo quejarse porque tu alumnado esté súper motivado para realizar las actividades que tienes preparadas.


¿Te lleva mucho tiempo preparar los proyectos de ABJ?

Preparar proyectos que tengan integrado el ABJ no creo que requiera más tiempo del que se necesita para cualquier otra actividad en la que queramos que integrar metodologías que presten atención al alumnado. Evidentemente sí que requiere de una planificación mucho mayor que coger un libro y «abrirlo por la página 25», pero también es mucho más enriquecedor desde el punto de vista personal y profesional.

 

Quienes trabajamos con el ABJ, nuestro «trabajo» consiste en jugar mucho, para tener mayor cantidad de posibilidades de aplicación. Fíjate, para docentes como yo, que disfrutamos al máximo de nuestra profesión y encima tenemos que prepararnos las sesiones jugando, es un chollo.

De todos los proyectos de ABJ que has realizado, ¿podrías destacar alguno en especial?

Por poner uno en particular, y además reciente (tanto que estamos todavía en marcha), es el de los Prototipos Educativos.

 

También evidentemente todos aquellos juegos que junto con el equipazo con el que trabajo hemos ido inventando para ajustarlos al máximo a nuestro contexto. De ahí surgió un juego que está actualmente en el mercado llamado LA GUAGUA, que ayuda al cálculo mental básico colaborando con unos personajes que se quieren subir a su guagua escolar (bus escolar).

 

Hay otro proyecto bastante especial, que podríamos llamar mixto. Vamos dejando libros por la clase o en alguna parte del colegio, así como si nada. Es raro que duren más de una sesión sin que alguien nos lo pida y quiera leerlo. Estos libros son librojuegos, libroenigma, escape books... Libros de este estilo, muy relacionados con el aspecto lúdico. Algunos tienen asociado un juego de mesa específico, con lo que, además de la lectura, luego incorporamos actividades de mesa.


¿Podrías contar con más de detalle el proyecto de Prototipos Educativos

Este proyecto es uno de los que más orgullosos estamos. Aunque está todavía en proceso, vemos que tiene muchas posibilidades, y que además al alumnado le gusta. 


Su origen está en la búsqueda de herramientas para trabajar la creatividad y, por qué no, probamos con los juegos. Lo cierto es que ha supuesto un gran descubrimiento, porque además de unas propuestas más que curiosas, en muchas ocasiones ha mejorado considerablemente el grado competencial de las áreas en las que se han centrado. Algunos de estos juegos seguimos usándolos en otros cursos.

 

En este curso también estamos sacando adelante un torneo de varios juegos durante los recreos. Hace algún tiempo creamos en el patio una zona de Tranquilidad. Fue el propio alumnado que usaba esta zona tranquila, la que poco a poco nos fue pidiendo opciones de juegos. Pronto tendremos las finales de «Pistoler@s», que es un juego para las tablas de multiplicar y que lo planteamos en equipos de cinco contra cinco.

 

Pero no sólo con el alumnado, también jugamos con el profesorado. El mes pasado planteamos desde el equipo directivo un Escape-Búsqueda del Tesoro por sorpresa para el claustro y estuvo fantástico. Inicialmente ni se lo creían, no sabían qué estaba pasando, luego todo el mundo a tope a por los retos. Aprendimos sobre los Juegos Olímpicos y también sobre el resto de docentes. Divertidísimo.

¿Qué es lo que más te gusta o qué es con lo que más disfrutas al introducir el ABJ en el aula

Lo que más me hace disfrutar, sin duda, es la forma en la que el alumnado se enfrenta a los aprendizajes y la energía que se genera en el aula durante las sesiones. No hay miedo al posible fallo, simplemente se lanzan al juego. También todas las posibilidades educativas que surgen y que en muchas ocasiones ni nos habíamos planteado. Hay que pensar que el propio juego ya incluye respeto a las normas, convivencia, comprensión, aceptación a la frustración, razonamiento… Es mucho lo que se puede obtener del juego.

Para terminar, ¿qué respuesta estás obteniendo por parte del alumnado? 

La respuesta del alumnado es muy positiva. Ya sea con un simple Bingo o el juego más complejo que inventemos, siempre están con ganas. Desde mi punto de vista, el juego les genera mayor interés en el acercamiento a los conocimientos, mayor motivación para acceder a ellos, y por lo tanto ahí está el verdadero valor del ABJ en los contextos educativos. No hay que olvidar que los aprendizajes necesitan de mucha práctica, comprensión y voluntad de aprender, y en todo eso el juego puede ayudar favorablemente.


Por todo ello, invito al profesorado a intentar llevar el ABJ al aula. Sin miedo, poco a poco y probando lo que conozca y controle. Estoy convencido de que en poco tiempo ya no habrá vuelta atrás y estarán buscando formas y fórmulas lúdicas para sus clases.


De cerca

- Edad: 47 años.

- Estudios: Licenciatura  en E. Física - Diplomatura en E. Física.

- ¿Cuánto tiempo llevas ejerciendo como profesor? 

22 años.

- ¿A qué cursos das clase y de qué materias? 

Actualmente en un 4º de Primaria, Matemáticas.

- ¿En qué colegio, localidad y provincia? 

CEIP El Chapatal, de Santa Cruz de Tenerife.

- Aficiones: Jugar y hacer deporte.

- Tu secreto más friki:  Los dados: de todos tipos, colores, formas... ¡Quiero dados!

- ¿Cuál es la mayor satisfacción que te han dado los juegos de rol? Desde el punto de vista educativo, ver cómo evoluciona la capacidad de mi alumnado para crear historias narrativas gracias al rol. En el ámbito personal, las risas con mis amigos.

Hace poco descubrí un rol que se juega durmiendo (o casi), Diedream, y desde entonces tengo unos sueños de lo más curiosos, además de dormir como nunca...